blog

estamos en home / blog / Querida silla roja.

Querida silla roja.

Miércoles 7 de Septiembre de 2016

 

Querida silla roja.

 

Este año comienza de nuevo lo que tú y yo llamamos "el año opositor", en nuestra intimidad también conocido como "el maravilloso curso en el que además de trabajar, estudio y tú y yo pasamos mucho tiempo juntas", pero era un nombre demasiado largo.


Y como en cada cosa que se empieza, se plantean unos propósitos de los cuales, no todos se cumplirán, pero con eso ya contamos: ser más organizada, vencer la pereza, aumentar la constancia y el esfuerzo, mejorar lo aprendido, etc. Pero además de los propósitos, lo que necesitamos fundamentalmente es llevarnos bien, que seas cómoda y que, de vez en cuando, me dejes un poco de espacio sin hacerme sentir mal cuando te dejo de visitar un día; los opositores también necesitamos conocer otras sillas, sillones, sofás, butacas de cine o simples bancos del parque. Yo, por mi parte, me comprometo a sentarme con suavidad, sin acordarme del sueco que te diseñó y a no distraerme con tus maravillosas ruedas que giran y giran y giran y...¿qué estaba diciendo?.


Ahora déjame que les dedique unas líneas a los compañeros opositores, sean del gremio que sean, que lean esta carta, y es que, todos tenemos una silla roja que nos ata y, al tiempo, nos compromete con nuestra meta. Esas "sillas rojas" soportan el peso de la responsabilidad que supone preparar una oposición pero, a veces, debemos levantarnos dejando en ellas parte de ese peso, seguirá ahí cuando volvamos, pero lo haremos con más fuerza. Siempre te digo que no podría ni sabría dedicarme a otra cosa que no fuera enseñar y, pensándolo bien, la realidad es que NO QUIERO dedicarme a otra cosa, esto es lo que soy: maestra.

Al fin y al cabo, querida silla roja, todos los comienzos son duros, pero tú y yo ya nos conocemos, así que este año volveremos a la carga, con ánimo, ilusión y esperanzas puestas en lo que nos proponemos; que nadie nos diga lo que no podemos conseguir, creo que este es nuestro año pero si no lo es, al menos lo habremos intentado.

 

Nos vemos pronto,

 

 

PD.: Mi silla de tutora te manda recuerdos. Sospecho que empieza a estar celosa.


By Elena Palacios (Maestra).

 

 

 

Ir a la portada del blog

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info